El Ambulante
En ocasiones las personas hablamos con el corazón en la mano, pero que ocurre con los que tienen el famoso corazón de metal? Ese corazón tan duro y famoso que nadie puede adueñarse o interferir en el, imaginemos que haya alguien que no solo el corazón tiene de metal si no el en si es de metal como una estatua viviente.

Como todos los días es difícil ir pensando en todo y en nada al mismo tiempo, así era la vida después de el colegio de esta niña que por ocultar su identidad le pondré un nombre mmmm que tal Vanesa creo que es un nombre común y muy lindo, Vanesa salía de la escuela por lo regular a las 3 de la tarde después de sus practicas de laboratorio estudiaba algo como laboratorista clínico, a ella le agradaba su carrera y jugar con todos esos utensilios de cristal.

Uno de esos días salió de la escuela después de laboratorio así que camino a casa, no estaba tan lejos y le agradaba caminar mientras tarareaba sonriendo y mostrando sus frenillos una de esas canciones patéticas que a toda chica de alrededor de los 20 años les gusta, al llegar a casa sus padres la invitaron a el súper mercado ella dijo que saldría a caminar, su casa estaba aisalada de alguna manera lindaba con una especie de bosque de esos que solo hay ardillas.

Salió a caminar y comenzó a olvidarse que se alejaba de casa comenzó a escuchar una tonada agradable una música interminable q le agradaba, se sentía bien escuchándola sus problemas se iban de lado y la abundante sonrisa le ruborizaba las mejillas, mientras mas se alejaba la música era mas fuerte y la sensación q le ocasionaba era mayor, pareciera estar hipnotizada de repente sintió un poco de miedo de todo eso y decidió regresar a casa, pero mientras regresaba pensaba en todo lo que ese sonidito le hacia sentir, y de manera inconsciente todos los días intentaba llegar de nuevo a ese lugar.

Un día cansada de estar en el estúpido laboratorio y de haber peleado con su cotorreo, salió a caminar furiosa, de pronto estaba escuchando esa música de nuevo olvido el enojo que tenia y comenzó a internarse mas y mas, subió por una colina donde se alcanzaba a ver una especie de jardín gigantesco lleno de todo tipo de flores y rosas hermosas, algunos claveles y begonias, azucenas jazmines y un mar de dientes de león.

Decidió correr hacia el jardín y justo en medio del jardín había una especie de cabaña al parecer de donde provenía la música, entro a investigar de donde provenía esa melodía tan exquisita acompañada de un puñado de hermosas flores y era un lugar vacío y al centro una enorme estatua de metal que mientras se sentaba a admirarla se daba cuenta de que provenía la música de el mismo lugar de donde se supondría que debería tener el corazón, cuando mas se acercaba a escuchar el gigante abrió los ojos de manera repentina, no te espantes con una sensual y muy dulce voz dijo el sonido que escuchas es mi corazón así es como late cuando tu te acercas a el le das gozo y lo llenas de vida.

Así es el amor cuando es real este nunca termina y te hace escuchar esa musiquita todo el tiempo que te hace enamorarte todos los días de la misma persona.



Robbie blue

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2020 El Ambulante

09419